Ha sido una semana negra y trágica para el derecho a la vivienda: muchos desahucios con fecha y en abierto y un suicido.

El mes de noviembre, desde hace una década, es un mes muy duro para las familias precarias en el trabajo y en la vivienda. No sólo empieza el frío sino también una actividad frenética de los juzgados, actuando en nombre de los propietarios, para echar a la gente de sus casas antes de Navidad. Cada día de noviembre se perpetra una injusticia en nombre del derecho a la propiedad. Jueces, secretarios, policía y propietarios son un ejército sin alma que ciegamente actúan vulnerando los derechos humanos que el estado español ha ido firmando en los tratados internacionales y que supuestamente están reflejados en la Constitución del régimen del 78. En los desahucios no hay miramientos. Da igual que hayan menores, ancianos, madres solteras, o hombres sin empleo.

Esta semana ha sido aciaga en la zona norte de Barcelona. Las comisiones judiciales han campado a sus anchas por todos los barrios intentando echar de sus casas en un total de 10 desahucios conocidos y los desconocidos que suelen llegar hasta 20 o 30 a la semana. La solidaridad con las familias, que la reclamaban de sus convecinos, no se ha hecho esperar.

Todos los desahucios se pudieron aplazar. Es un respiro que muchas familias esperan para recibir un piso de emergencia que nunca llega pues la lista es para más allá de un año. La desesperación se apodera de muchas mujeres, madres y solas, que saben que en un momento u otro llegará el fatídico “desahucio abierto” sin fecha para que jueces, secretarios, comisiones judiciales, policía se ponen de acuerdo para aparecer en cualquier momento del día o la noche para dejar a una madre y sus hijos en la calle.

10 años de crisis llevamos parando desahucios y la clase política, la banca y la propiedad miran al otro lado mientras la sociedad se desangra.

El mes de noviembre nos trae el recuerdo de los suicidios del vecino M.P de L’Hospitalet el día 11 del 2010 que se colgó de un árbol delante de su casa. Pero también de Amaia Egaña que se tiró por la ventana el dia 9 del 2012. La crisis económica y el fracaso de una vida ha provocado una larga lista de suicidios en España que es silenciada en los medios de comunicación. En 13.300 suicidios, entre el 2008-2015, se calcula el daño del terrorismo de este sistema injusto con los pobres. Esta lista muestra una pequeña cantidad recogida por el 15-M>>>

Este lunes 26 de noviembre mientras se paraban 3 desahucios en nuestros barrios, en Madrid, Alicia, una mujer de 65 años se tiraba por la ventana cuando iba a ser desahuciada y la comisión judicial subía por la escalera a echarla. ¿Dónde esta la humanidad de esta gente que después de esto continúan su trabajo como si no hubiera pasado nada?

¿Hasta cuando vamos a callar? ¿cuando nuestra gente piensa alzar la voz y salir a la calle para acabar con tanto sufrimiento?


Pero la vida continua. Y este sábado nuestros activistas estaban en la plaza Sóller y en la fiesta del barrio de Sant Andreu-Nord, repartiendo la declaración contra los desahucios abiertos, vendiendo nuestra nueva camiseta con “stop desahucios” y invitando a la gente a sumarse a la protesta.

image_pdfobtenga un pdf del documentoimage_printimprima solo el documento

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies