Los promotores de vivienda de Barcelona ignoran el impuesto a los pisos vacios del Parlament

image_pdfimage_print

Piden seguridad jurídica (frente a derecho a la vivienda) y fomento de la actividad empresarial (nueva construcción)

lluis_marsa_apce

Hay prórroga de licencias de obra hasta el 2017

La Vanguardia regala cada mes una revista de la Asociación de Promotores y Constructores de Edificios de Barcelona (APCE). Es una revista de propaganda de este lobby del ladrillo incluida en este rotativo, que nunca ha sido muy proclive a visiones amplias del derecho a la vivienda.

El último número, del 21 de julio del 2015, a página completa ofrece un resumen de la reciente Ley aprobada por el Parlament de Catalunya sobre medidas extraordinarias y urgentes para la movilización de las viviendas provenientes de procesos de ejecución hipotecaria. El artículo habla, sobre todo, de las causas justificadas de desocupación de una vivienda y las que quedan exentas del impuesto. Curiosamente Banca, Sareb y inmobiliarias ni tan sólo son citadas cuando es en ellas donde se centra el foco.

La revista se congratula que el citado decreto del Departament de Territori i Sostenibilitat haya dado una nueva prórroga de licencias porque evita que los muchos edificios sin acabar no tendrán que adaptarse al nuevo código de edificación. Esto hará que todavía se acaben construyendo varios miles de viviendas que no seguirán las recomendaciones europeas de eficiencia energética. El protocolo de Kioto queda aparcado una vez más.

Monográfico La Vanguardia sobre vivienda. prórroga de licencias de obra nueva.

… “Las construcciones paralizadas por la crisis no tendrán que cumplir los requisitos de eficiencia energética, olé – ni nuevo código eficiencia energética ni kioto -!!!

Ya nos gustaría poder vender todos los pisos

En la página 11 de esa revista hay también un largo artículo de Lluís Marsà, presidente de la nombrada asociación APCE, sobre el impuesto a los pisos vacíos. En un tono correcto explica el porqué la situación de crisis ha dificultado el acceso a la vivienda y eso ha contribuido a las medidas de la Generalitat. Después pide un debate profundo de la iniciativa de gravar las viviendas vacías reiterando que no es voluntad de sus asociados el tener viviendas vacías. Ya les gustaría a los promotores vender todos los pisos… je , je ,je !! No es por su voluntad, sino porque no se pueden colocar en el mercado (salarios de misería) y hay dificultad de financiación (los bancos se pasaron 3 pueblos).

También sugiere que los promotores no pueden pasar vivienda de compra a alquiler porque hay problemas con el IVA, porque hay una hipoteca de promotor que pagar y porque, en fin, los pisitos tienen unas calidades que no se corresponden a viviendas de alquiler… je, je! “para pobres inquilinos” (añadido autor).

Son de interés también tres puntualizaciones que hace el sr. Marsá:

  • La primera es que se congratula de la prórroga de licencias de obra hasta el 2017 concedido por el Conseller Santi Vila.
  • La otra es que difícilmente encontraremos vivienda vacía en zonas de demanda acreditada, como son las grandes ciudades.
  • por último, que los poderes públicos deben fomentar su actividad empresarial porque, por suerte, son generadores de riqueza y empleo. ANDA YA la frasecita después dela burbuja española!!

Podemos concluir que a tenor de lo analizado la Asociación de Promotores y Constructores de Edificios de Barcelona no tiene mucho miedo a ese Decreto del conseller Santi Vila sobre el impuesto a los pisos vacíos.

Deja un comentario